Diputación vuelve a apostar por la promoción de nuestro patrimonio histórico y natural en sus calendarios de 2018

Cuenca
Fuente de la noticia: 
Conoce Castilla-La Mancha

La importancia que le viene otorgando en los últimos seis años la Diputación de Cuenca al patrimonio histórico-cultural y natural de nuestra provincia vuelve a quedar patente una vez más en sus tradicionales calendarios. Así, si en el presente ejercicio se optó por las pinturas rupestres de Villar del Humo como imagen del calendario de pared en homenaje al Centenario de su descubrimiento por el ayudante de Ingeniero de Montes, Enrique O'Kelly, para el próximo año 2018 se ha apostado por la Iglesia Panteón de los Marqueses de Moya de Carboneras de Guadazaón, mientras que para el de sobremesa se ha inclinado por una fotografía del puente medieval del Nogueral de Albalate de las Nogueras, que se encuentra en un idílico entorno natural digno de conocer y visitar.
Calendarios que no hay que olvidar que sirven de instrumento de promoción de nuestra provincia al hacerse llegar a otras instituciones de dentro y fuera de Castilla-La Mancha, así como a numerosos puntos del país, lo que, sin duda, contribuye a darnos a conocer y servir de reclamo como destino turístico de primer orden.

Las imágenes elegidas para 2018 son dos claros ejemplos del rico y variado patrimonio de nuestra provincia, que hace de ella un importante destino tanto para el turismo cultural y medioambiental como para el familiar y experiencial. Algo que tiene muy claro el actual equipo de Gobierno de Benjamín Prieto, que viene apostando por la rehabilitación del patrimonio histórico-cultural y natural como una de las herramientas básicas para dinamizar y diversificar la economía de nuestra provincia generando oportunidades de riqueza y empleo en torno a un sector como el turismo con el principal objetivo de afianzar la población en nuestro territorio e incluso hacerlo más atractivo para la llegada de nuevos habitantes.

Muestra de ello, bien pueden ser los más de 12 millones de euros invertidos por la institución provincial desde el año 2011, primero a través del Plan de Mejora de Infraestructuras Turísticas (Plamit) y después con el Plan de Rehabilitación, Conservación y Protección del Patrimonio de la Provincia, financiado con fondos propios.

Precisamente, una de las 41 actuaciones del Plamit fue la rehabilitación de la Iglesia Panteón de los Marqueses de Moya, que ilustra el calendario de pared de 2018. Una intervención que se centró en la reparación, sustitución e impermeabilización de la cubierta a dos aguas y la restauración de aleros y cornisas, así como, ya en el interior, la restauración de las bóvedas del crucero mediante el rejuntado de las dovelas de la plementería y la reparación de los nervios de piedra, además de la recuperación integral de la cúpula del coro que se encontraba derruida en su espacio central y de las bóvedas de la nave central.

De esta manera, esta Iglesia-Convento de Santa Cruz de los Dominicos, que data de los siglos XV-XVI, recuperaba su esplendor. Un edificio que fue mandado construir por los Marqueses de Moya el 16 de julio del año 1500, siendo obispo de Cuenca, Rafael Galeote, sobrino del Papa Sixto V, y cedido en el siglo XVI a la Orden de los Dominicos. En él se encontraba depositada la Hijuela de los Santos Corporales de Daroca (Zaragoza) donada a los Marqueses por la Reina Isabel I.

Añadir nuevo comentario

10 + 9 =