Valóranos: 
Sin votos (todavía)

Caudete

Localidad: 
Caudete
Provincia: 
Albacete

Caudete es un municipio español situado en la provincia de Albacete, dentro de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha. Cuenta con una población de más de 10000 habitantes según el Instituto Nacional de Estadística (2017).

Historia de Caudete

Tradicionalmente se ha dicho que el nombre de “Caudete” derivaba de CAPDETUM, contracción que debieron hacer los romanos de Caput Deitanorum o Cabeza de los Deitanos, tribu ibérica del sudeste peninsular. Aunque más podría tener su origen en el término “caput aquae” (cabeza del agua), y que hacía referencia a la condición del municipio de cabeza de cuenca hidrográfica del río Vinalopó. 

Caudete fue nudo de comunicaciones e importante asentamiento en época íbera. Por aquí discurrían el mítico Camino de Aníbal, también llamado vía Castulo-Saetabi, posiblemente la más antigua vía de comunicación del sur de la península. También por el término de Caudete discurrió la Vía Augusta, que desde Ad-Turres (Fuente la Higuera), cruzaba el valle de Caudete-Villena para dirigirse a Ad-Ello (Elda).

De entre todas las culturas que poblaron estas tierras, destaca la íbera. Dos destacada muestras íberas son la “Cabeza de Toro”y la “Cierva de Caudete”(s. V a.C.). Representan a animales ensalzados a la categoría de divinidad que ejercían de espíritus protectores de enterramientos íberos. Ambas esculturas pertenecen a la necrópolis del paraje de Capuchinos y están expuestas actualmente en el Museo Arqueológico de Albacete. 

La “Dama de Caudete”, representación en forma humana de una divinidad o sacerdotisa íbera, es otra de las esculturas que se conserva de este periodo, actualmente alojada en el Museo Arqueológico de Villena.
El hallazgo más reciente ha sido el “Pilar Estela”, parte integrante de una estructura funeraria íbera del s. IV a.C. y curiosamente aparecido entre los muros del castillo de Caudete. 

Caudete fue, más tarde, asentamiento romano, del que todavía quedan vestigios. Restos de villas romanas han sido encontrados en los parajes de El Real y Los Santos. 
De origen musulmán son el primigenio emplazamiento de la villa de Caudete y el poblado o alquería de Bogarra, situado al sudeste del término y del que sólo se conserva la base de su torre defensiva, una construcción de planta hexagonal con muros de tapial y argamasa de cal.

Conquistada por las tropas cristianas de Jaime I de Aragón en 1240, Caudete pasa en 1244 a depender de Castilla en virtud del Tratado de Almizra, otorgándole el entonces infante Alfonso X el Sabio a Sancho Sánchez de Mazuelo la posesión del castillo y la plaza de Caudete. En 1256 Mazuelo vende dicha posesión a Gregorio García, hablándose entonces de que Caudete era un poblado habitado mayoritariamente por mudéjares. 

Caudete estuvo entre los siglos XIII y XV en medio de las disputas territoriales que enfrentaron a los reinos de Aragón y Castilla, hecho que determinó su importancia estratégica durante todo este periodo. En 1304, y tras la Sentencia de Torrellas, la localidad se integra en la Corona de Aragón y el Reino de Valencia, circunstancia que definió la singularidad histórica de este municipio, ya que perteneció al Reino de Valencia hasta principios del s. XVIII.

En 1425 el rey Alfonso V de Aragón agregó la villa y castillo de Caudete al Patrimonio Real, con perpetua prohibición de enajenarla. Este hecho permitió a nuestro municipio gozar de los privilegios otorgados al selecto grupo de villas reales.

Más tarde, Juan II de Aragón, en 1470, integró a Caudete entre las 29 poblaciones del Reino de Valencia con voto en Cortes. 
La población de Caudete ostenta los títulos de Real, Muy Noble, Muy Leal y Fidelísima Villa, concedidos todos ellos por el rey Pedro IV el Ceremonioso de Aragón, salvo el título de Real, que fue otorgado por el rey Alfonso V el Magnánimo de Aragón.

Con motivo de la Guerra de Sucesión en 1707, la localidad fue ocupada por las tropas inglesas que apoyaban al pretendiente a la Corona Archiduque Carlos de Austria. Con el triunfo del Borbón Felipe de Anjou, nuestra villa pierde sus fueros y privilegios y pasa a formar parte de Villena en calidad de aldea por la Real Provisión de septiembre de 1707. Las tierras de Caudete fueron una de las compensaciones que Villena pidió al nuevo rey por haberle apoyado en la guerra. 

Recobra nuestra villa su independencia en 1738, gracias a las gestiones del sacerdote Don Luis Golf. En esta fecha queda incorporada al Reino de Murcia. Desde 1833, con la nueva distribución territorial de Javier de Burgos, forma parte de la provincia de Albacete. Hoy es el quinto municipio de la provincia en peso poblacional.

Fiestas

Bailes de Niño

Los tradicionales Bailes del Niño son organizados por la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús. Tienen lugar en Navidad, durante el 25 de diciembre, primer domingo de enero y el día de Reyes. El día 1 de enero se celebra la Procesión con la imagen del Niño Jesús, talla del s. XVIII que se conserva en Sta. Catalina. 

A finales del s. XVI, y tras consecutivas revueltas moriscas en la localidad, la Diócesis de Orihuela, a la que Caudete pertenecía desde 1565, refuerza la estructura eclesiástica de la zona. Así surge, en 1576, la Cofradía del Dulce Nombre de Jesús, para ensalzar en la localidad las celebraciones navideñas. Desde 1613 se tiene constancia de la celebración de los "bailes" en la Plaza de la Iglesia.

Los principales actos de esta fiesta navideña tienen lugar alrededor del “Reinado Infantil” y los dos “Reinado adultos”, que se celebran en días consecutivos. Reinado Infantil, el 25 de diciembre, Primer Reinado y Segundo Reinado Adultos, el primer domingo de enero (o último domingo de diciembre) y el día de Reyes. Actualmente se juntan en la plaza más 250 parejas de bailadores.

El día 1 de enero tiene lugar la "Procesión con la imagen del Niño Jesús", talla del s. XVIII, de Roque López, discípulo de Salzillo. 

Tras los bailes de la Plaza de la Iglesia, se celebra, esa noche,“La Puja”. Este acto tiene ya lugar en un salón con escenario, donde se puja por bailar con los reyes los típicos "chavitos".

San Antonio Abad

La fiesta de San Antonio Abad se celebra el domingo más próximo al 17 de enero. Su tradición se remonta a principios del s. XVI. Tenemos noticias documentadas de que la Cofradía de San Antón, así como su ermita, existían ya en Caudete desde 1597. Hoy la festividad se celebra con una procesión al Santo, acompañada de numerosos animales. 

Festividad de San Blas

En honor a San Blas (3 de febrero), y desde el s. XV, se realiza una vistosa romería y el tradicional prendimiento nocturno de hogueras, al que se unen mayores y niños con igual entusiasmo. También tienen lugar diversos juegos populares en la Puerta de la Villa, comidas de hermandad y reparto de rollo.

Festividad de Ntra. Sra. del Carmen

La festividad en honor a la Virgen del Carmen es originaria del siglo XV. Sin embargo, el espectáculo que conocemos como “La Alcachofa” se remonta a 1911, siendo originariamente de letra y música anónimas. El acto pasó a celebrarse de forma constante desde 1984. Instaurada ya esta tradición dentro de las más arraigadas costumbres de Caudete, se celebra el domingo más próximo al 16 de julio.

Durante la Procesión con la imagen de Ntra. Sra. del Carmen y al paso de ésta por la Plaza del Carmen, se abre el artefacto denominado “alcachofa” y aparece suspendido de éste un niño vestido de ángel que libera una paloma y entona un canto de plegaria a la Virgen. El silencio y la emoción que acompañan a este acto son conmovedores. 

Fiestas de Moros y Cristianos

Las fiestas de Moros y Cristianos de Caudete cuentan con una antigüedad de más de 400 años. Celebradas entre el 6 y el 10 de septiembre, están declaradas de Interés Turístico Regional. 

Cada septiembre, estas fiestas revolucionan la escena social caudetana y atraen a miles de curiosos alentados por su fama y antigüedad.

Actualmente existen cinco comparsas: Guerreros, Mirenos, Tarik, Moros y La Antigua, siendo las más antiguas Guerreros y Moros. Estas comparsas adoptan en su origen estructura militar, con cargos que conservan hasta la actualidad: capitán, sargento, abanderado o portaestandarte y cabo de escuadra. 

Guerreros, Moros y La Antigua se crean en el s. XIX. Mirenos y Tarik aparecen en el s. XX, al segregarse de las comparsas de Guerreros y Moros respectivamente. 

Los desfiles de La Entrada y La Enhorabuena tienen lugar los días 6 y 9 de septiembre respectivamente, siendo los dos actos que más visitantes atraen. En ellos, las cinco comparsas locales desfilan en escuadras al son de música festera, mostrando bellísimos trajes que en muchos casos son pura artesanía. 

Entre los actos festeros de naturaleza más lúdica se entremezclan otros de carácter religioso. Así, es igualmente espectacular y multitudinaria en participación la Procesión de traslado de la Virgen del día 7, desde su santuario hasta el pueblo, a la que se recibe en el paraje de La Cruz con ruedo de banderas, ruedas de volantes y procesión hasta la iglesia de Sta. Catalina con salvas de arcabucería. 

La Procesión General del día 8 comienza en la puerta de la iglesia, donde el volante de cada comparsa realiza su saludo a la Virgen, seguido por los arcabuceros de su comparsa. Durante el recorrido de la procesión se realizan dos ruedos de banderas completos, uno en la Plaza del Carmen y otro en la Plaza de la Iglesia. Finalmente, el día 10 se acompaña en procesión a la Virgen a su santuario, con un nuevo ruedo de banderas en la explanada de dicho santuario. 

Los Episodios Caudetanos se representan en la Plaza de la Iglesia los días 7, 8, y 9 de septiembre. Se trata de un drama histórico escrito en verso que tiene su origen en el s. XVII. Por su antiguedad y valor cultural, están declarados Bien de Interés Cultural de Castilla La Mancha. 

La representación teatral está dividida en tres actos, escenificando, en días consecutivos, la invasión musulmana de Caudete, la reconquista cristiana y la aparición de las imágenes de Ntra. Sra. de Gracia y San Blas. 

Se sabe que en 1617 ya se representaban los Autos en Honor a la Virgen de Gracia en el interior de la iglesia de Santa Catalina. La obra escenificaba la milagrosa aparición de las imágenes de la Virgen de Gracia y San Blas. Siguiendo con la tradición del teatro religioso barroco, la representación pretendía adoctrinar y aumentar la fe entre los fieles.

Los Autos pasaron luego a llamarse Comedia Poética en Honor a la Virgen de Gracia y, más tarde, Episodios Caudetanos. Con los años, la representación se va enriqueciendo y pasa a celebrarse en la Plaza de la Iglesia. El texto que hoy se utiliza es una adaptación que en 1907 Manuel Martí y Manuel Bañón hicieron del texto original.

Otro espectacular acto de la fiesta son Las Guerrillas o simulaciones de lucha entre los bandos moro y cristiano, donde la pólvora y los disparos de arcabucería son los protagonistas. Las armas utilizadas están fabricadas por artesanos caudetanos. 

Los Ruedos de Banderas delante de la Patrona son uno de los actos más emotivos de la fiesta. Se celebran el día 7, en el paraje de La Cruz, durante la subida de la Virgen, el día 8 en la Procesión y el día 10 en la explanada del santuario. Toman parte en el ruedo las cuatro comparsas que tienen bandera: Antigua, Guerreros, Moros y Tarik, mientras el estandarte de los Mirenos se sitúa junto a la Virgen.
Son tradicionales también otros ruedos de banderas que tienen lugar en sitios específicos, como son la Plaza de la Iglesia, la Plaza del Carmen, El Angel, el Ayuntamiento o la Plaza Nueva, realizándose en ellos el ruedo corto.

Otro singular acto de la fiesta es la Rueda de Volantes. El cargo de volante es el más entrañable y querido de todos los cargos festeros, pues es representado por niños de corta edad. La Rueda del Volante es un saludo de veneración que estos niños realizan a la Patrona. Cada comparsa puede tener entre uno y tres volantes, que van acompañados por su capitán en cada acto en el que participan. Dependiendo de la comparsa, cada rueda tiene su protocolo y peculiaridades.

 

Espacios Naturales

Caudete ofrece una gran diversidad paisajista donde domina la vegetación típica del monte mediterráneo: pino carrasco, pino piñonero, encina y coscoja, con gran variedad, asimismo, de arbustos y plantas aromáticas.

El más bello espacio natural de Caudete es Sierra Oliva, más comúnmente llamada Sierra Santa Bárbara. A pesar de sus 1.153 mts. de altitud el ascenso es sencillo y posee varias rutas por todo el paraje adaptadas tanto para la práctica del senderismo como del cicloturismo.

Encontramos en la cumbre de la sierra un estupendo mirador, una ermita en honor a Santa Bárbara y un parque eólico siguiendo toda la línea de cumbres. Las excelentes vistas sobre Caudete y parte de su término municipal, que desde allí se contemplan, justifican por sí solas el ascenso.

El mayor tesoro etnológico de la sierra es su pozo de nieve. Originario de la segunda mitad del s. XVIII, es uno de los más espectaculares de toda la provincia. Situado a unos 1.000 mts. de altitud, en una vaguada conocida como paraje de La Tinajica, está construido en muro de mampostería, con una profundidad de unos catorce metros y un diámetro próximo a los ocho. Prolonga su estructura formando una falsa cúpula hoy derruida, con tres bocas de carga o de luz. Es uno de los pocos pozos que conserva visible el orificio de desagüe que escurría las aguas de deshielo.

La Rambla del Paraíso, a unos 750 mts. de altitud, es uno de los espacios con mayor biodiversidad de Caudete. Aquí descubrimos una explosión de vegetación poco común por estas tierras, en la que bien vale la pena recrearse. La humedad de esta zona y su condición de umbría hacen que encontremos aquí manchas de frondosos encinares y arbustos poco comunes, como el espino negro y la sabina. Aparecen también otras especies arbustivas: coscoja, lentisco, madroño y enebro, además de varias plantas aromáticas: espliego, romero o tomillo.

El Paraje de La Toconera es uno de los espacios arbóreos más extensos de Caudete y posiblemente el más conocido por caudetanos y visitantes. Cuenta con una superficie de 108´5 hectáreas y está declarado Espacio de Protección Ecológica y Paisajística.

La vegetación de La Toconera corresponde al tipo monte mediterráneo, compuesta principalmente por pino carrasco y donde aparecen, en las laderas de umbría, algunas áreas de carrasca. La vegetación arbustiva es muy variada: coscoja, lentisco, enebro, espino negro y sabina. Entre la rica variedad de plantas aromáticas destacan: espliego, tomillo y romero. Encontraremos, además otras especies como retama, esparto y aliaga.

Emblema de este lugar es la conocida “charca de los patos”, una pequeña laguna situada en el centro del paraje y habitada por aves durante todo el año.

Curiosa es la elevación conocida como Piedra Agujereada (722 mts. de altitud), formación calcárea caprichosamente modelada por la acción del viento y el agua. De fácil acceso, ofrece desde la altura una panorámica de gran belleza de todo el paraje.

Otro espacio de singular interés es la microrreserva Los Arenales de Caudete. Este ecosistema, único en la provincia, se localiza al sudeste del término municipal, en la ladera de solana de la Sierra del Cuchillo. Fue en 2004 catalogado como Hábitat de Protección Especial en Castilla - La Mancha y posee una superficie de 125.04 hectáreas.

El entorno reproduce espacios similares a las dunas y los arenales costeros con especies que son exclusivas de los arenales de interior. La microrreserva está formada por depósitos de arena de origen eólico donde encuentra su ecosistema una flora sabulícola muy especializada, adaptada a la escasez de nutrientes y a la textura arenosa de estos suelos.

Los arenales interiores como éste son extremadamente raros, ocupando superficies pequeñas en enclaves con condiciones bioclimáticas muy específicas.

 

Gastronomía típica de Caudete

Le hacemos una selección de los platos más típicos. Todos ellos pueden encontrarse fácilmente en los restaurantes locales.

El plato más conocido de la gastronomía local es, sin duda, los gazpachos al estilo caudetano, pues sus ingredientes varían de otras recetas de la comarca. Nuestros gazpachos suele contener carne de caza o de corral (al gusto), setas, caracoles serranos, romero y prebella. Es muy fácil que encontréis este plato en las cartas de los restaurantes, pues es bastante demandado.

La frías mañanas de invierno son el mejor momento para una buena gachamiga acompañada de una copa de vino. Este plato se suele decorar al centro con rica longaniza, morcilla y panceta. Es una opción ideal para compartir con amigos una mañana de sábado o domingo. Muchos restaurantes locales lo preparan por encargo. 

Otro clásico de Caudete son las habas. Preparadas como aperitivo son exquisitas, con el punto picante que da la cayena. Es un plato que apetece en verano, como los caracoles, para tomar al fresco y acompañar con una rica cerveza. 

Pero las habas pueden ser también un contundente primer plato si las comemos calenticas y las acompañamos de una salsa de tomate con jamón serrano y chorizo.

Un plato muy sano de la gastronomía caudetana es el arroz caldoso con verduras y, lógicamente, las verduras son el ingrediente estrella: raíjos, ajos tiernos, bajocas y “escarciles” entre otras (así se les llama en Caudete); y en contra de lo que pueda parecer, podemos disfrutar de este casero plato en muchos restaurantes de Caudete. 

Herencia de nuestro pasado valenciano es la famosa paella de carne. Los ingredientes aquí usados le dan un toque de “interior”: pollo, conejo, caracoles y bajocas, productos que había normalmente en todas las casas. 

Las pelotas de relleno, o relleno, como aquí se le llama, tienen como ingredientes carne picada, huevo y piñones, entre otros. Tradicionalmente, los platos de carne eran reservados para los domingos o los días de fiestas especiales, como en Moros y Cristinos. Testigo de esa tradición es que en ninguna mesa caudetana faltan las pelotas de relleno el 8 de septiembre, día de la Virgen de Gracia.

Antaño, en Caudete, también se elaboraban frecuentemente las pelotas de maíz, un rico plato de vigilia que se prepara con harina de maíz y bacalao. Una vez hechas la pelotas se dejan cocer en un caldo de verduras con habichuelas. 

Otros platos típicos de la cocina caudetana son: la paella de menudo, la paella de costillas y el cocido 

Muchos de los platos de los que hemos hablado tienen un protagonismo especial los días más importantes de año para cualquier caudetano: en fiestas de Moros y Cristinos. Hasta hoy se ha mantenido la tradición de elaborar un plato típico cada día de la fiesta: el día 6 es el de los gazpachos, el día 7, paella; para el día 8, festividad de la virgen de Gracia, pelotas de relleno. Ésta es una costumbre que se mantiene en las casas, pero también se ha trasladado a los restaurantes locales. 

Merece una mención especial el magnífico aceite de oliva de Caudete, rey de la dieta mediterránea y garantía de salud. El aceite caudetano es muy afamado y mucha gente se desplaza aquí sólo para conseguirlo. Elaborado con las variedades Cornicabra, Manzanet y changlot, y es muy apreciado por su excelente calidad. En las almazaras locales (y algún que otro comercio) encontrará tanto aceite de oliva virgen como virgen extra o virgen extra ecológico

Los vinos caudetanos están acogidos a la Denominación Vinos de la Tierra de Castilla. Caudete no es un pueblo grande, sin embargo aquí hay cuatro bodegas, lo que da fe de la importancia de la producción vinícola local. Las bodegas locales organizan visitas guiadas a grupos para conocer las instalaciones y la forma de elaboración de los aceites y vinos locales. En todos los casos se ofrecen degustaciones de sus productos y hasta se puede concertar la comida con la propia bodega. 

En dulces y pastas la opción es bastante amplia. Los machacos son la especialidad caudetana por excelencia (no los elaboran en ningún otro sitio). Es una pasta hojaldrada enrollada y envuelta en azúcar molida. Las pastelerías locales también elaboran rollos de vino, almendrados, polvorones, mantecados, pastas de aguardiente, tortas de carnaval, sin olvidar las famosas monas de Pascua; no en vano aquí celebramos las Pascuas con todo su protocolo, jornada de campo y mona con chocolate incluido. 

 

Artesanía

El municipio de Caudete destaca por la singularidad de su artesanía, vinculada a la elaboración de armas decorativas y de avancarga. 

En esta localidad encontramos un taller artesano único en España, que se dedica a la reproducción de armas antiguas de todas las épocas.

Artesanía Trabucos El Rojo" tiene su actividad principal en la fabricación y venta de Armas de Arcabucería tales como arcabuces, espingardas, mosquetes y trabucos. 

También se fabrican metales y complementos, como cascos, lanzas, manoplas, navajas de contrabandistas, etc., para las fiestas de Moros y Cristianos, además de Colla de Trabucaires, romanos , o incluso la reproducción exacta de cualquier arma de época. 

Uno de sus encargos más afamados fueron las armas utilizadas en el rodaje de la película “El Capitán Alatriste”, basada en el libro del escritor Arturo Pérez Reverte, llevada al cine por el director Agustín Díaz Yames y protagonizada por Viggo Mortensen y Eduardo Noriega entre otros. 

Esta fantástica producción de cine histórico contó con el taller Trabucos El Rojo para la fabricación de todas las armas que aparecen en la película. Cada una de ellas fue una recreación perfecta de las armas de los soldados españoles en el s. XVII,incluido el disparo con mecha.

Este taller también elabora armas destinadas a eventos de recreación histórica de batallas, como es el caso de la Batalla de Bailén, El Sitio de Zaragoza, la Batalla de Almansa (España), y otros celebrados en Saint Tropez o Niza (Francia) y donde también se exhiben armas fabricadas por Trabucos El Rojo.

Este negocio, de 80 años de antiguedad, ofrece visitas guiadas a todos aquellos interesados en saber más sobre el fascinante mundo de las armas antiguas.

Asimismo, en Caudete se diseñan y confeccionan de forma artesanal bellísimos trajes para las diferentes comparsas de moros y cristianos,trajes y mantones de Manila utilizados en los Bailes de Niñoy mantos para imágenes religiosas.

Añadir nuevo comentario

CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
7 + 7 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.